Amigos de Netflix, queremos contaros algo muy interesante: el nacimiento del primer live trailer de la historia. Un híbrido entre street marketing, trailer y marketing de innovación por medio de la holografía. Es el momento de ofrecer al público una experiencia inmersiva única en lugares públicos de las principales ciudades. 

Nuevos lanzamientos mediante live trailer para películas y series

Hace unos pocos días presentamos un proyecto basado en marketing de innovación para el lanzamiento de una película española. No podemos hablar de él, pero si podemos desvelar los conceptos que circundan a la idea principal. El live trailer es la nueva forma de comunicar el lanzamiento de una película. Es rentable y genera un impacto enorme entre la población. Usar el exterior por medio de pantallas o lonas gigantes esta bien, genera también esos impactos,  sin embargo si le damos una vuelta de tuerca, obtendremos algo más profundo, con mayor significado, que nos permita identificar al posible cliente por medio de tecnologías NFC, por ejemplo.

Una experiencia única para el usuario por medio de la holografía, una ristra de datos que nos servirán para tomar decisiones. Quien dice que no podemos poner varias escenas y testear un tono u otro, un vestuario u otro, un guión… No es solo un live trailer, puede ser también un focus group excepcional, sin preguntas, sin que sepan que están en uno, solo con sensores de reconocimiento facial y corporal. Solo puedo decir ¡Adoro la tecnología! 

Reproductor de vídeo

 

Del lado del usuario, la experiencia es completamente inmersiva, es absolutamente impresionante, no están viendo el trailer de una serie o una película. Es más que un teaser, es vivir la escena en primera persona, sin dispositivos, casi se puede tocar a los personajes. Las personas que entran en el cubo se convierten en uno más, además de poder mantener conversaciones con los actores mediante realización en directo o por medio de chatbot aplicado al diálogo en primera persona.

El holograma es definido, les rodea, es una imagen nítida que se mueve con ellos, interactúa. Provoca lo que queramos que provoque: intriga, miedo, alegría… están bajo el control del contenido, transportándolos a una dimensión desconocida. Radical, preciosa en esencia. Supone elevar al máximo exponente la experiencia del lanzamiento de una película o una serie. Es única para el usuario, lo ha vivido, se le ha erizado el vello, ha reído… verá esa película que se estrena en los cines, esperará el estreno de la próxima serie pues ya pertenece a una parte de sus vivencias. La promoción de las producciones de todo el mundo va a cambiar por completo.

Un holograma inmersivo de la serie Channel Zero

El componente holográfico es solo la parte en la que los usuarios viven la experiencia, donde el street marketing entra en escena es sobre las partes constructivas. El cubo, el cilindro, la morfología propuesta debe ir en sintonía con la esencia de la producción. Si hablamos de «Black Mirror», el cubo será blanco, perfecto, como acristalado, semitransparente, veremos las sombras de las personas en su interior. Si es «Channel Zero» será un container. De esta forma llevaremos a cada ciudad un reclamo excepcional, con un factor sorpresa único. La holografía al servicio de las producciones audiovisuales. 

Y quien nos niega hacer la promoción de una gira musical con esta misma tecnología… el límite solo está en nuestra capacidad para imaginar. Si quieres saber más, contacta con Schrödinger Lab. Donde lo cotidiano se convierte en extraordinario.

Joaquín Moguer