La creatividad nos ha acompañado de la mano de la comunicación gráfica durante este confinamiento. Desentendidos del grafismo han captado y dado el valor real de la profesión al comprender que se pueden decir muchas cosas con un mensaje gráfico. La comunicación ha sido un pilar fundamental en estos duros momentos y la manera de agradecer y dar mensajes de apoyo ha sido curiosa cuanto menos. La población se ha volcado en mandar mensajes de ánimo y agradecimiento a las personas que más han trabajado para sacarnos del abismo. Utilizando la creatividad para llegar a lo más profundo de nuestros sentimientos.

Nunca dar las gracias había sacado lo mejor de nosotros. Y es que este sentimiento tan natural ha disparado la iniciativa de crear contenido de valor. Hemos sido conscientes de proyectos realmente potentes, desde una baraja de cartas a cortometrajes. 

Desde Schrödinger Lab hacemos una recopilación de los proyectos que más nos han gustado dando nosotros las gracias por cada una de estas iniciativas.

 

 

Empezamos con la icónica portada de “The New Yorker” por el historietista Chris Ware que ha homenajeado al personal sanitario con esta maravillosa portada. Lo que más nos ha llegado es la historia que hay detrás, ya que su hija fue su principal fuente de inspiración. Ella fue quien le dió la idea.

 

 

Las fotografías de Astrid Maria Ramussen son tanto bonitas como inquietantes. Copenhague desde el aire en cuarentena. Todas las ciudades se han visto envueltas en este retrato, ciudades preciosas donde todas tienen algo en común. La unión y el calor de una ciudad unida en la lucha contra el Covid-19.

 

 

A 1,5 metros de distancia por el director Stefan Wenik no se ha quedado atrás y también ha querido mostrar su reconocimiento a la labor del personal sanitario. Con la colaboración del músico Stephen Frost.

 

 

No olvidemos que el humor ha sido nuestro acompañante más fiel desde primera hora de la mañana. Las animaciones de Rocío Quillahuaman expresan perfectamente nuestra desesperación por no saber vivir sin hacer nada.

Todo ello queda atrás tras empezar con la nueva normalidad pero cada vez que volvamos a ver estos proyectos los sentiremos como la primera vez. Porque las sensaciones vividas en este confinamiento jamás se borrarán de nuestros recuerdos. 

 

Irene Montiel