¿Tu marca tiene buena salud? ¿Es fuerte? ¿Resistiría a un constipado?.

Cuántas veces te has preguntado si tu marca está lo suficientemente consolidada en el mercado. Lo primero de todo es preguntarte en qué consiste tener tu marca estable y qué es lo que garantiza que pasará este invierno sin resfriarse.

En el caso de marcas comerciales hablamos de tener una imagen positiva que transmita confianza sobre sus productos y movimientos asociados a la empresa. Está comprobado que las marcas influyen en la psicología de las personas afectando a la ventas. Algunas empresas han conseguido el monopolio del propio naming, donde los consumidores se refieren al producto con el nombre de la compañía. Son tales como Kleenex, Jacuzzi, Post-it, Velco, entre otras.

Esos son algunos ejemplos de marcas con muy buena salud, pero no necesitas llegar hasta este punto. Con los siguientes consejos podrás construir una marca fuerte y beneficiosa.

Primero, exprime la esencia de tu marca para determinar tu personalidad. Al consumidor hay que darle el zumo recién exprimido y sin pulpa para que no se atragante por el camino. Te lo agradecerá. O sea que dedica tiempo a saber quién eres, qué aportas y qué te hace diferencial. Y sobretodo comunícaselo a las personas que confiarán en tus productos.

Segundo, haz que tu empresa sea recordada por algo diferencial respecto de tu competencia. Ya sea por la calidad del producto, cantidad de ofertas, la experiencia del usuario... Incluso podrías invertir una parte de tu presupuesto en publicidad adicional. Ya sea tu posicionamiento en redes, publicidad offline y online, profesionalizar tu web...

Tercero, apuesta por un naming fácil de recordar y con los valores de tu marca. Acompañado de una imagen relacionada con esos valores. Ésta es una apuesta fundamental ya que como todos tú también has sentido el amor a primera vista. El branding de tu marca acercará tanto a futuros clientes al mismo tiempo que mantiene el calor de tus clientes satisfechos. Por lo que poca broma con invertir en la imagen de tu marca.

¿Cómo hacemos si no eres empresario y quieres consolidar tu marca personal como freelance? Muy fácil, acopla los mismos consejos a tu situación. Quién eres, qué aportas como marca en el mercado, cuáles con los servicios que ofreces y por qué contratarlos.

Haz el ejercicio de comunicar exactamente las necesidades que puedes solventar. Tus futuros clientes agradecerán saber tus especialidades. Ya que anunciar tus servicios genéricos no te ayudará con tu competencia.

¿Y... es tu marca fuerte?

Irene Montiel